King vs Merán

Activar el legado de Martin Luther King Jr. en RD

 

En un autobús de la OMSA (Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses), el principal servicio de transporte público urbano del Estado dominicano, varias personas van a misas o a sus respectivos rituales dominicales. En más de una ocasión han subido personas envejecientes, embarazadas y mujeres con niños/as. Y cada vez el chofer y la cajera tienen que recordar a los/as usuarios/as de cederles el asiento, ya que la mayoría se resiste a respetar esa norma, por civismo.

Un caso especial nos llamó la atención. Una señora, acompañada de una niña de alrededor de cuatro años, sube y se detiene al lado de un hombre sentado con su Biblia en manos. Ese señor volteó la cabeza en aparente intento de ignorarle. Otro ciudadano llamó a la mujer para ceder el asiento.

Se acostumbra observar a religiosos/as, que escuchan con atención los consejos de predicadores que con frecuencia explican la palabra de Dios, pero son ciegas con respecto a las necesidades sociales o humanas. Son tantos/as los/as líderes religiosos/as, de cualquier denominación o confesión de fe, quienes predican el amor de Jesús cada domingo, pero durante los demás días de la semana defienden con uñas y dientes un nacionalismo alimentado de ignorancia, odio y xenofobia.

Ante ese panorama, se pregunta para qué sirven tantos evangélicos quienes enseñan los dos más importantes mandamientos bíblicos: el amor a Dios y al prójimo… hasta que nos recordamos de Martin Luther King Jr.

Ese día cuatro de abril de pasado, de 2018, se cumplieron 50 años del asesinato de ese líder afroestadounidense, activista y defensor de los derechos humanos.

Tengamos plena seguridad que el reverendo protestante, ícono de la defensa de los derechos civiles de las personas negras en Estados Unidos, se hubiera distanciado por lo menos de los pronunciamientos públicos de Fidel Lorenzo Merán, presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE).

En su carta pastoral del 26 de febrero de este año, pastor Merán sugiere la aplicación de una política migratoria “transparente y justa”. ¡Vaya usted a saber qué quiere decir con ese planteamiento!

No hay nada tan discordante con los reclamos que hiciera en 2015 la Coordinadora Justicia Migratoria, en el marco de la implementación del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, por una justicia migratoria clara, transparente y justa.

Para sustentar su reclamo, el pastor evoca los términos de soberanía y carga migratoria que “desborda la capacidad económica y social” y que se invierte “cuantiosos recursos”, principalmente en el sector salud. Sin tener que aferrarse a la (s) doctrina(s) cristiana(s), se tiene que orientar al pastor de investigar más allá de los titulares sensacionalistas de algunos medios de comunicación masiva, sobre las estadísticas existentes con respecto a la situación migratoria actual en el país.

El vocero del Codue, a quien se ha visto incluso deslegitimado por una coalición de pastores de 15 iglesias evangélicas que pidieron desvincularle de la comunidad evangélica por los “constantes desaciertos éticos y doctrinales en que ha incurrido el señor Fidel Lorenzo Merán”. Él ha sido, incluso, referencia de la Fuerza Nacional Progresista, el sector dominicano considerado más xenófobo.

No cabe la menor duda de que la promoción del odio hacia el prójimo, la discriminación por motivos de origen y la denigración de la dignidad humana, constituyen antivalores a combatir en nuestras sociedades.

Además, la enseñanza bíblica debería ser la referencia para orientar mejores abordajes de la cuestión migratoria, ya que ese fenómeno no es ajeno a la fe cristiana: diversos pasajes bíblicos hablan de la acogida que deberían recibir los extranjeros.

La Iglesia católica, a través de su más alto representante, el papa Francisco, en su tercera exhortación apóstolica “Gaudette et exsultate” (Alegraos y regocijaos), exclamó: “Que diga así un político preocupado por sus éxitos, se puede comprender. Pero no un cristiano, a quien solo le cabe la actitud de ponerse en los zapatos de ese hermano que arriesga su vida para dar un futuro a sus hijos”.

El legado de King debería encontrar a más sacerdotes o reverendos en República Dominicana, quienes, siguiendo la doctrina cristiana, deberían posicionarse claramente en favor de la justicia migratoria, de los derechos humanos y la justicia social en general.

Podríamos imaginar el siguiente discurso de King: “¿Quién mató a Tulile? – Seguramente un grupo de personas motivadas por el odio y quienes, a su vez, son víctimas del racismo estructural – pero, ¿quién mató a Tulile? – también lo fue cada hombre de iglesia (negro, indio o amarillo- quien predica la Biblia cada domingo ante sus feligreses sin denunciar nada”.

Y esta frase de King lo corrobora: “Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos”. ¡O de los que  fueron llamados a ser bondadosos!

 

*Tulile es el apodado de Claude Jean Harry, un trabajador haitiano que fue encontrado ahorcado en un parque público de Santiago el 11 de febrero 2015. Todavía queda impune ese acto.

Anuncios

Posición oficial de la Comunidad de Haitianos/as Organizados/as en RD sobre nueva prórroga PNRE

Comunidad Haitiana en RD clama por más agilización, flexibilización y claridad en los procesos de regularización

Hace un poco más de un mes, el Consejo Nacional de Migración dio a conocer la resolución de la extensión del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros (PNRE) en situación migratoria irregular y que la Dirección General de Migración debía presentar a más tardar el 26 de agosto pasado un protocolo especial de cara a ese proceso.  La Comunidad de Haitianos/as Organizados en República Dominicana vio como positiva dicha medida, aun con algunas inquietudes por las malas prácticas anteriores.

Cabe decir que somos un movimiento social creciente, que agrupa a líderes y miembros de las asociaciones de inmigrantes con la misión de defender nuestros derechos y la promoción socio-económica de la población inmigrante haitiana en el país.

En espera de la publicación del protocolo por la Dirección General de Migración (DGM), seguimos en el reclamo por justicia migratoria plena, flexibilidad en los criterios y agilidad en los trámites, temas que deben ser considerados en el protocolo de la DGM.  Desde el comienzo del proceso, en 2014, hemos solicitado que se corrigieran las malas prácticas y la tediosa burocracia que en la ocasión reinaba en los centros de regularización migratoria.

Con esta nueva medida, la extensión del PNRE, el gobierno dominicano reconoce que el plan había fracasado en ese sentido y que se debe remediar la situación para que la inversión del gobierno y la de los/as inmigrantes pueda resultar beneficiosa.

Llamamos al gobierno dominicano que atienda nuestros reclamos y tome en cuenta las  preocupaciones acerca de todo ese importante proceso migratorio especial. Nos seguimos preguntando, desde el inicio del proceso, sobre la poca claridad en la definición de las categorías migratorias o la falta de transparencia en la decisión de categorización migratoria.

Hemos visto casos de regularización migratoria de personas haitianas casadas con  dominicanos/as, y/o de personas haitianas con 20 o más años viviendo en el país y/o teniendo hijos/as dominicanos/as, a las cuales se les ha entregado carné de “no residente”.

Una de las preocupaciones bien fundadas del pueblo dominicano es que no se sigan teniendo inmigrantes con falta de papeles y el gobierno bien podría resolver dicha situación rescatando ese proceso para con esa nueva medida cumpla con el objeto del decreto 327-13, para que “… el extranjero que se encuentre radicado en el territorio de la República Dominicana en condición irregular… a adquirirá un estatus de legalidad documental bajo una de las categorías establecidas en la Ley General de Migración…”.

Por otro lado, nos sentimos preocupados/as por las recientes declaraciones de los diplomáticos haitianos en República Dominicana, cuando dicen que apoyan las deportaciones masivas de sus compatriotas. Les recomendamos enfocarse mejor en agilizar y resolver las miles de solicitudes de documentos de identidad, especialmente pasaporte, realizadas desde 2015 para así completar nuestros expedientes en el PNRE.

Firmado:

Nadine Sainvil

Claudette Richard

Respuesta de #HaitianosRD a gobierno dominicano por discurso en presentación ENI-2017

COMUNIDAD DE HAITIANOS-AS ORGANIZADOS-AS EN REPÚBLICA DOMINICANA

Nota de Prensa

Santo Domingo, R. D., miércoles, 06 de junio de 2018

IMG-20180315-WA0006

HaitianosRD valora la posición del gobierno dominicano a través de la vocería de su ministro de Economía, Isidoro Santana, y llama a hacer más acciones en contra de las diversas expresiones o acciones xenófobas en el país

En la ocasión de la presentación de la Segunda Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI-2017), realizada por la ONE, el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Isidoro Santana, declaró que “no es responsabilidad del Estado propiciar el odio entre los pueblos”.

Valoramos muy positiva esa posición del gobierno dominicano al hacer dicha declaración, y todavía más la apoyamos cuando precisa que: “tampoco (es responsabilidad del Estado) instigar en la población sentimientos xenófobos, ni la discriminación social o racial, sino todo lo contrario, su responsabilidad es promover la convivencia pacífica entre los ciudadanos, la inclusión social y el respeto a los derechos humanos”.

Nos dimos cuenta que el ministro habló así con respecto a los cuestionamientos de algunos sectores nacionalistas, que como él dijo textualmente “cada persona tiene su propia percepción sobre los números…”. Sus palabras son más que bienvenidas en nuestra comunidad, ya que entendemos que eso deberá mejorar el impacto psicológico, emocional y/o afectivo en la población haitiana en el país. Porque hablar de invasión pacífica o planes de fusión entre República Dominicana y Haití no corresponde a la caracterización de los perfiles socio-demográficos de la población haitiana ni en los estudios anteriores ni en esa segunda encuesta de inmigrantes en el país.

Toda vez, aun agradeciendo las buenas intenciones y esos maravillosos discursos, debemos seguir insistiendo en que el Estado dominicano deba ser más proactivo en el respeto, garantía y defensa de los derechos humanos de toda persona que resida en su país, sea nacional o inmigrante. Ya que han pasado varios hechos en el país, donde se ha quedado en total impunidad, actores o promotores de iniciativas a toda luz de carácter xenofóbico o de odio contra la población haitiana.

Pedimos ahora al gobierno dominicano, como en otras ocasiones la hemos hecho, parar ya esa campaña dirigida por grupos que quieren hacerle daño tanto a las personas, culpándonos de todos los males y problemas existentes, como, de forma general, a la imagen del país.

Con respecto al Plan Nacional de Regularización (PNRE), venimos denunciando las múltiples y persistentes, hasta el día de hoy, irregularidades y trabas a las que son sometidas los/as inmigrantes quiénes fueron inscritos/as en dicho plan desde el año 2014. Ojalá que se llegue a regularizar verdaderamente a las 250 mil personas que mencionó el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, y para eso urge eliminar las irregularidades y reducir las trabas impuestas sobre todo en contra de los/as solicitantes haitianos/as en esa segunda fase del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros en condición migratoria irregular.

Reiteramos al gobierno dominicano y demás autoridades competentes del Estado dominicano nuestra disposición en colaborar a través de ideas, sugerencias y hasta esfuerzos voluntarios para colaborar en una verdadera intención de culminar con un programa que regularice de forma exitosa y satisfactoria a la población inmigrante en el país.

MANIPULACIÓN EN MEDIO DE COMUNICACIÓN DIGITAL

COMUNICADO A TODA LA OPINION PÚBLICA DOMINICANA

Santo Domingo, RD
16 de Abril del 2018.

Con asombro y preocupación hemos observado como en los últimos días han proliferado en redes sociales y en medios tradicionales de comunicación, informaciones que nos ponen a dudar de la ética profesional de algunos comunicadores y medios de comunicación.

Llamamos especial atención al artículo maliciosamente titulado: “Gobierno de Haití no recibirá a sus nacionales repatriados desde RD”, publicado el 11 de abril del presente año, en el medio digital “sincortapisa.com”.

Para que la verdad prevalezca nos vemos obligados a posicionarnos frente a ésta publicación, sabemos que por la dinámica del tiempo son muchas las personas que sólo leen titulares, la mayoría de carácter sensacionalistas y alejados de la verdad.

Son múltiples las irregularidades que podemos señalar en la cuestionada publicación “noticiosa”, destacamos las que consideramos más importantes:

Primero, el equipo de redacción de “Sin Cortapisa” comete una grave falta ética al no vincular el titular con el desarrollo del artículo, así como a tomar una publicación del pasado sin especificarlo.

Segundo, el portal sólo cambió el título de un artículo que fue copiado fielmente de una publicación del Listín Diario, del 21 de junio del 2015, titulado: “Haití no aceptará a despojados de nacionalidad dominicana.” Esto constituye un reprochable plagio en el área de la comunicación social.

Tercero, tan grave es la manipulación, que una decisión del gobierno haitiano que fue noticia en un contexto particular cuando el gobierno dominicano aplicaba la Sentencia 168-13 que fue evacuada por el Tribunal Constitucional y que vulneró los DDHH de dominicanos y dominicanas de ascendencia haitiana, el portal lo publica como si estuviera sucediendo en la actualidad. En aquel momento las declaraciones fueron atribuidas al expresidente Michel Martelly. “Sin Cortapisa” publica de nuevo la información con un titulo diferente y con la foto del actual presidente haitiano, Jovenel Moise, acompañado de su esposa Martine Moise.

Denunciamos ante la opinión pública la mal intencionada acción del manejo comunicacional del periódico digital “Sin Cortapisa” y le exigimos retirar la falsa información.

Advertimos a la población a tener sumo cuidado con las falsas noticias, encaminadas a alimentar la ignorancia, la mediocridad, falsas alarmas, promoción de odios y xenofobia contra la comunidad haitiana.

Invitamos a denunciar a todo periódico digital o impreso, u otros medios de comunicación que violen la ética comunicacional de informar ante todo, la verdad.

Exhortamos para contribuir a que siempre se respeten los Derechos Humanos, que toda la información relacionada a la inmigración haitiana a República Dominicana se trate con la debida seriedad, respetando valores que deben guiar todo medio de comunicación como la verdad, la precisión informativa, así como la responsabilidad social de la información, la imparcialidad periodística.

Comunidad de Haitianos/as Organizados/as en República Dominicana

Comunicado de Prensa sobre caso #Pedernales, Rep. Dom.

COMUNIDAD DE HAITIANOS-AS ORGANIZADOS-AS EN REPÚBLICA DOMINICANA

Santo Domingo, D.N., Jueves 15 de marzo 2018

Comunicado de Prensa

La Comunidad Haitiana rechaza categóricamente las persecuciones en su contra y denuncia la pasividad del gobierno dominicano ante los ataques xenófobos de grupos de poder.

IMG-20180315-WA0006

La Comunidad de Haitianos/as Organizados/as en República Dominicana manifiesta su preocupación a la opinión pública nacional e internacional por las crecientes prácticas de xenofobia y promoción de odios contra la población haitiana y su descendencia, exteriorizada por diversas vías, que incluyen las redes sociales, medios de comunicación y en la interacción entre dominicanos y haitianos y desde el propio Estado dominicano.

La promoción de odio y xenofobia contra la población Haitiana se acrecentó con el ultimátum dado por nacionalistas en donde le dieron un plazo de 24 hora para que abandonaran el territorio dominicano sino podrían ser expulsados a la fuerza,  hecho ocurrido en Pedernales, una provincia de RD que hace frontera con Haití. Ya el síndico de San Francisco de Macorís había caído en la violación de los DDHH al derribar una casa que habían construido nacionales haitianos, cuando dos niños estaban dentro, incluso sin la presencia de los padres.

Con dolor expresamos nuestro repudio por el asesinato de los esposos Julio Reyes Pérez y Neida Urbáez, sentimos profunda pena por la familia de las víctimas y les mandamos nuestros más sentidos pésames. Ese crimen es horrendo y entendemos que los hallados culpables deben pagar por con las penas que acuerdan las leyes.

Exigimos que, cuando apresen a los presuntos asesinos, sean sometidos a la acción de la justicia, y que los líderes de la promoción del odio irracional contra la comunidad haitiana en Pedernales expliquen sus acciones ante la justicia dominicana.

Es una violación a los derechos humanos la discriminación y la incitación al odio racial o por origen nacional, están prohibidas en las leyes y tratados internacionales que ha firmado el Estado dominicano. Queremos llamar la atención especialmente sobre el artículo 39 de la Constitución dominicana, y sobre la Convención Internacional sobre Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial, CERD, ratificada por el país en 1983.

Estamos siendo vulneralizados/as doblemente, al estar nuestra comunidad marginalizada por las políticas estatales dominicanas y teniendo que escondernos cada vez que se le acuse a un compatriota de algún hecho criminal. Al parecer toda la clase política tradicional dominicana se une con algunos grupos de poder social y económico para vulnerar más a los/as más vulnerables. Vergüenza deberían tener por ser responsables de lo ocurrido en Pedernales.

¿Qué imagen se está dando a la opinión pública internacional, cuando en España las autoridades acusan de culpable a una dominicana por el asesinato del niño Gabriel y no la han condenado por su color de piel ni por su nacionalidad? Estamos más bien complacidos/as de que en ese país no se haya tratado de manera xenófoba esa situación de la dominicana, porque ella cometió el crimen no por ser dominicana sino por sus malas intenciones.

Esperamos ser optimistas que se traten los hechos en su misma dimensión cuando sucedan situaciones similares en República Dominicana. La buena fe, voluntad y actitud pacífica de la mayoría de los/as dominicanos/as está siendo cuestionada por esos lamentables hechos, producidos a raíz de la campaña de sectores que reclaman el legado de Trujillo en la sociedad dominicana.

img-20180315-wa0007-e1521159211303.jpg
Rueda Prensa Comunidad Haitianos/as Organizados/as sobre situación en Pedernales

Ante eso, pedimos al Estado dominicano:

  • Posicionarse claramente sobre el respeto, garantía y protección de los derechos humanos, sin importar el origen nacional de las personas que viven en el país;
  • Es tiempo justo y necesario que se empiece a aplicar las recomendaciones de la Corte de Derechos Humanos sobre el caso Nadege Dorzema y otros.
  • Resolver definitivamente el caso de Claude Jean Harry (Tulile), quien fuera ahorcado en el parque Ercilia Pepín de Santiago de Santiago, ocurrido el 11 de febrero del 2015;
  • Detener las hordas racistas que irrumpen hasta hospitales públicos exigiendo que no se les de servicios de salud a la comunidad haitiana, obreros y obreras que aquí construyen, cortan caña, estudian, y aportan un 5.4% del PIB dominicano, junto con su familia aquí deben recibir servicios de salud.

Pedimos ante la sociedad:

  • No descargar la frustración de sus problemas en contra de una comunidad ya indefensa, ya que no podemos ser responsabilizados de los diversos males sociales y/o económicos;
  • A los/as políticos progresistas pronunciarse en contra del abuso y la discriminación;
  • Al pueblo dominicano: no se dejen distraer o manipular, porque los verdaderos enemigos son los xenófobos, los traficantes de personas, los ecocidas, los sicarios, sean de aquí o allá; son los violadores de los derechos de las mujeres, de los trabajadores, de los derechos fundamentales de toda persona;
  • Clase trabajadora: tenemos que unirnos para que enfrentemos el abuso de los capitalistas salvajes, quienes en vez de asegurar más derechos laborales, quieren quitarnos los ya ganados luego de tantas luchas.

A la comunidad haitiana en RD:

  • Exhortamos a todos/as nuestros/as compatriotas a guardar siempre la calma, tranquilidad y serenidad.
  • No dejarse provocar por ninguna persona, como lo hizo aquel joven vendedor quién, con total dominio de sí, no cayó al nivel de bajeza que aquella fascista de redes sociales.

La “remontada” del fascismo dominicano

¡Detengamos la paranoia nacionalista!

Cada año, a partir de la fecha del natalicio del patricio dominicano Juan Pablo Duarte, el 26 de enero, y hasta todo el mes de febrero, asistimos en República Dominicana a una euforia patriótica, la cual se aprovecha para hacer resurgir el nacionalismo anti-haitiano.

En el ámbito político varios sectores se disputan como si fuera una competencia, la potestad del nacionalismo dominicano: líderes y adeptos de la “fuerza progresista” (sector político conocido más conservador), el partido oficialista, la oposición mayoritaria y “moderna”, y otras figuras como el nieto del exdictador Trujillo, que por igual invocan el “problema haitiano”.

paranoia nacionalista

El caso de Ramfis Trujillo nos llama la atención. Hace algunas semanas se ha estado promoviendo la candidatura presidencial del nieto del que fuera el “generalísimo”, que encarnó la época más sangrienta y dolorosa en la historia de la dictadura en la nación.

Con relación al tema de la presencia haitiana en República Dominicana podemos recordar un episodio lamentable y vergonzoso, tanto para los/as inmigrantes haitianos/as como para dominicanos/as de color negro, pobre, y quienes vivían mayormente en la zona fronteriza domínico-haitiana. En octubre de 2012 se conmemoró, tanto en República Dominicana como en Haití, los 75 años de la “masacre del perejil”, ordenada por Trujillo en 1937 y que, según estimaciones del historiador dominicano Bernardo Vega, acabó con la vida de más de 30 mil personas haitianas.

Sucedió en una coyuntura especial, particular, y que se asemeja a la situación actual del país: diversos sectores nacionales (incuso internacionales)- venciendo el miedo y el terror de Estado impuesto por el jefe supremo dominicano- empezaron a levantar las voces en contra de las violaciones de derechos humanos, la crisis económica, los abusos o excesos del ejercicio de poder del régimen trujillista… ¿Coincidencia?

En ese mismo camino quiere trascender el “nietísimo”, como lo están apodando muchos/as dominicanos/as, por su intenso activismo en la defensa de la “buena persona, con demasiado sentido de humanismo” que tenía su abuelo, el “generalísimo” Rafael Leónidas Trujillo.

En una de sus intervenciones en la carrera por el supremo puesto de la nación, Trujillito promete que en su gobierno los dominicanos caminarán con total seguridad en las calles “sin que un nacional haitiano lo atraque”… Una falacia que diariamente usan sus seguidores y otros sectores nacionalistas: el inmigrante haitiano es “naturalmente” un delincuente.

Nada más falso, y creo que la mayoría está conscientes de eso, y se le puede asegurar que si alguien se encuentra caminando tarde de noche en un sector menos seguro y se cruza con haitianos (claro, al darse cuenta porque están hablando creole, no porque sean de color negro o “indio”), tenga la mínima duda que pueda ser asaltado o molestado por éstos.

¿Hasta qué nivel de bajeza tiene que mostrar Trujillito antes que las autoridades estatales le adviertan que vivimos actualmente en una intención de Estado social y democrático de derecho?

El artículo 39 de la Carta Magna de la República Dominicana ordena que “todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las instituciones, autoridades y demás personas y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación por razones de género, color, edad, discapacidad, nacionalidad, vínculos familiares, lengua, religión, opinión política o filosófica, condición social o personal…”.

Más adelante, se dice del rol del Estado con respecto al tema de la igualdad: “En consecuencia… El Estado debe promover las condiciones jurídicas y administrativas para que la igualdad sea real y efectiva y adoptará medidas para prevenir y combatir la discriminación, la marginalidad, la vulnerabilidad y la exclusión…”.

La candidatura de Ramfis Trujillo en sí no causaría ruido, ni preocupa; pero sostener o promover tal candidatura de Trujillito sobre la base del discurso antihaitiano es inaceptable. Totalmente inaceptable.

Al no invertir en la educación, orientación y la memoria colectiva histórica, los gobiernos están invirtiendo en la ignorancia, la mediocridad, la mentalidad cavernícola, haciendo así posible el cómodo uso de las herramientas de manipulación y la tergiversación. ¡Hay que parar ya esa paranoia nacionalista!

¿Haití, país-letrina?

El pasado viernes, 12 de enero 2018, se recordaba en Haití el octavo año desde que ocurrió el terremoto que, según estimaciones de las autoridades haitianas, ha diezmado cerca de 300 mil personas y forzó más de un millón y medio de personas; y en el plano económico ha provocado daños materiales estimados en un 120% del PIB. A nivel personal, más de uno/a hemos perdido hasta más de un ser querido, tanto haitianos/as incluso también algunos/as dominicanos/as.

Sorpresivamente, en ese mismo día, se nos informó de una reunión en Estados Unidos (que tuvo lugar un día antes), en la cual senadores demócratas y republicanos estuvieron debatiendo sobre la política migratoria junto con el presidente de dicho país. Se reportó que el presidente se ha referido a África, El Salvador y Haití como países-letrinas.

Sus palabras, según las fuentes, podrían ser traducidas así: “¿Por qué tenemos que recibir gente de esos países “shithole” (hoyo de mierda)?” Luego de la controversia que generó, a nivel mundial ese comentario, el mismo presidente ha dicho que fue víctima de tergiversaciones, que él no se había expresado con esas palabras exactas y que fue sacado de contexto.

Como nunca se debería descartar que esa situación podría haber sido facilitada para fines de los intereses de la política local de los Estados Unidos, ya que el estilo de gobernanza del actual presidente ha motivado incomodidades en los dos partidos tradicionales de ese país. Pero no somos expertos en el análisis político de los Estados Unidos, ni nos motiva tanto excusar (o defender) al presidente, quién en ningún momento se ha querido disculpar por lo que sea.

Ahora que nos concentramos en un cuidadoso intento de analizar el controversial argumento del más alto representante del pueblo estadounidense, podemos señalar que está, por lo menos, cargado de ignorancia y prejuicios.

Otros puntos de vista han apuntado que, tomando las palabras del presidente como fueron reportadas por diversas fuentes, que su opinión de esos países está cargada racialmente o racialmente discriminatoria… mientras que voces severamente más críticas dicen que se trata pura y sencillamente de un “comentario racista”.

Muchos-as analistas de la opinión pública y tantos de la esfera de grandes tomadores de decisión de diferentes países y organismos internacionales condenan ese comentario del presidente y resaltan también el carácter racista que encierra. Por ejemplo el caso de la reacción del alto comisionado por los derechos humanos de la ONU criticó en la intervención del portavoz Rupert Colville y tachó categóricamente de comentario racista, ya que el mandatario ha dicho preferir que Estados Unidos reciba personas provenientes de Noruega en vez de esos países de “mierda”.

Sin importar que el comentario sea racista o no, o que sus expresiones fueron tergiversadas o sacadas fuera del contexto, hay que aprovechar recordarle al establishment político estadounidense su afanada participación en la desaventura de esos países que se hayan convertido en letrinas, a la opinión sincera de su presidente. Sino ¿cómo olvidar o explicar de otra manera la confesión que hiciera William Jefferson (Bill) Clinton, expresidente de Estados Unidos y uno de los líderes internacionales de la campaña de la reconstrucción de Haití tras el terremoto de 2010?

En su libro “Reconstruir Haití: entre la esperanza y el tridente imperial”, Ricardo Seintefus, el autor, nos relata lo siguiente: “El 10 de marzo de 2010, convocado por la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de los Estados Unidos, finalmente Bill Clinton rompió el silencio y reconoció que no siempre actuó en defensa de los intereses haitianos”.

Y es que los estadounidenses tienen una política estatal desde el año 1981 en la cual se prohíbe que los Estados Unidos invierta, en un país donde interviene, en el desarrollo de la producción local de materias que podrían competir con los productos de los Estados Unidos, especialmente aquellos a ser exportados hacia ese país. Bill Clinton habría admitido, según esa declaración ante esa Comisión del Senado estadounidense, la responsabilidad de haber alentado la actual baja capacidad de producción haitiana en arroz que hubiera servido para “alimentar el pueblo haitiano”.

Quizás el actual presidente estadounidense, sea en su imprudencia o enviando “una indirecta”, nos esté revelando la opinión del Estado, y más precisamente del establishment político estadounidense acerca de esos países. O sea, “países de mierda”, en los cuales los Estados Unidos pueden hacer lo que le dé la gana, sea probando algún experimento o afianzando sus planes geopolíticos…

Sabemos que la diáspora haitiana radicada en Estados Unidos, que siempre se ha preocupado por la situación de sus compatriotas en República Dominicana, puedan con ese mismo fervor hacer valer ante todo su dignidad y la de su país de origen.