Importante para nosotros/as, los héroes y las heroínas

¿Héroes para qué?

Lucia Esmeralda Bello

Juventud despierta!!! No tendremos cambios si no educamos al pobre del barrio, al campesino, al barrendero… la lucha es un cambio de conciencia, no una voz populista para entrar a la competencia por el poder. Que harán una vez allí? leyes que no se cumplen, que responden en muchos casos a los intereses oscuros del poder. Veo la sed de poder y siento el alma caer cuando reproducimos lo que criticamos.

Estamos reproduciendo el sistema de generación en generación, padeciendo los males que por años han azotado la historia dominicana, incapaces de luchar por ideales puros fuera de todo interés oculto.

¿De qué han servido las leyes? ¿a los intereses del pueblo? Poderes de cartón que abanican el soplo de una esperanza que insiste que puede vencer.

Es cierto, es una lucha que llevará años y una cosecha que espera por la semilla para dar frutos, quizás no podamos verlos, pero saber que las sembramos, que las generaciones futuras las seguirán cultivando es un aliento para romper el círculo de nuestra historia. El escenario ha sido el mismo con actores diferentes.

No puedo poner nombres. Somos culpables, sin excepción, de vivir en un sistema que alimentamos con la ignorancia. Necesitamos una reestructuración social de individuos críticos y de acciones propias.

Cambiemos la historia: trabajemos con el pueblo, el de verdad, no con una clase social que actúa cuando sus “intereses” se ven afectados. Como podemos exigir cambios cuando actuamos parcializados usando como insignia el “pueblo” pero se nos olvida que los marginados, los indigentes, la doméstica, el mecánico, el limpiabotas, la prostituta…., son parte de ese pueblo.

Vivimos en un sistema que excluye, que fomenta la ignorancia para que ninguna voz se levante contra el látigo de la miseria que golpea el cuerpo del hambriento. Puedes gritar, puedes usar los medios para indignarte, puede hacer populismo burdo como está escrito en el guión de un  teatro jarto de la misma función y donde solo entra la “clase media”. Los verdaderos pobres no pueden pagar entrada.

Incluyamos al pueblo, antes de enviarlo a la guerra como “carne de cañón”. No para que esté detrás del telón ni sea parte de la audiencia, sino como el principal autor de las más trascendente obra de nuestra historia “La liberación de la conciencia.“ Lejos de la formación con banderas partidarias. Para la creación autonómica del pensamiento, ¿es la democracia utópica o la construcción del deber ciudadano?

Mientras tanto la compra de la conciencia de aquel que “no tiene” porque no se le ha concedido la autonomía del pensamiento, seguirá ganando la batalla. No ignoremos las señales!

Esperando ser escrito un nuevo guión bajo el telón de un futuro incierto que da señales de luz, con timidez, donde convergen egos de héroes de papel, acciones vacías y una lucha de intenciones camuflajeadas. El telón ascenderá con la dignidad de un pueblo, que haya decidido que el actual es obsoleto, escribiendo nuevas líneas con la tinta que destila la sed de  “Justicia Social”.

No creo en el cambio sin conciencia, sin el trabajo directo con las masas. Es la lucha una silla en el poder? Sentarse en el Congreso Nacional para hacer leyes que muchos morirán sin conocer?  Hacer política, salir a tomar el espacio de un mosaico, usar a individuos como activo político en tiempos electorales para que depositen sus esperanzas en las urnas, no son parte de este guión. La historia habla sola!

Entrar a la lucha de poder, competir…, es seguir reproduciendo el sistema circular, un poder heredado, tóxico, excluyente, a ese aspiran? Vaya que somos mediocres. Es más fácil construir sobre vigas oxidadas que forjar las propias. Se requiere de coraje.

Poder construido por el pueblo y para el pueblo, sin el afán individual del poder, será nuestra liberación!!! No esperemos mesías que nos guíen. Sepan que el poder que reside en una persona muere con ella pero aquel que pertenece al pueblo consciente, trasciende. La pureza de la lucha se desvirtúa en la competencia por el poder. El poder ilegítimo NO surge del pueblo!

No olviden que cada ciudadano es la conformación del Estado mismo. La falsa filantropía, como el flautista de Hamelín, sirve al pueblo a cambio de una recompensa. Seremos libres cuando nuestro país deje de ser siervo del interés particular anteponiendo  la colectividad.

Trabajemos sin esperar la gratificación de las almas servidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s